Chapter 11

Tributación, Impuesto de Timbre y Estampillas y Derechos de Aduana

En Australia, los impuestos son impuestos por el Gobierno australiano, los gobiernos estatales y territoriales y los organismos gubernamentales locales. Las leyes tributarias de Australia son complejas y diversas reglas generales y específicas contra la evasión pueden aplicar a estructuras o transacciones. Varios problemas tributarios pueden surgir de una inversión en Australia dependiendo de las circunstancias de esa inversión. Usted debiese buscar asesoramiento tributario específico antes de comprometerse con cualquier inversión o transacción en Australia.

11.1 Introducción

The principal taxes in Australia are set out below.

Los principales impuestos en Australia se detallan a continuación.

Gobierno de Australia:

  • impuesto a la renta;
  • impuesto a las ganancias de capital (CGT, por sus siglas en inglés, capital gains tax);
  • impuesto de beneficios complementarios (FBT, por sus siglas en inglés, fringe benefits tax); y
  • impuestos indirectos, tales como el impuesto a los bienes y servicios (GST, por sus siglas en inglés, goods and services tax), derechos de aduana, impuestos a la renta sobre recursos petroleros y diversas regalías sobre recursos naturales.

Gobiernos estatales y territoriales:

  • impuesto sobre la nómina (payroll);
  • impuesto de timbre y estampillas; e
  • impuesto territorial.

Órganos del gobierno local:

  • tasas impuestas a los propietarios

Las tasas de impuestos a la renta y las tasas de impuestos de retención (withholding tax) que se aplican a los contribuyentes no residentes se detallan a continuación. 

IMPUESTO 

TASAS DE IMPUESTOS  

IMPUESTO A LA RENTA (también se aplica a las ganancias de capital)

Impuesto a la renta - personas 

Las tasas impositivas marginales parten en 32,5% y progresivamente aumentan a 45%. No hay un umbral libre de impuestos para no residentes 

Impuesto a la renta – compañías  

27,5% para compañías con facturación anual de menos de $10 millones de dólares australianos;

o 30% en caso contrario.  

IMPUESTO DE RETENCION 

Ingresos por intereses  

10%, a menos que se aplique una exención. 

Dividendos no franqueados (unfranked dividends

15% para residentes de un país con el que Australia ha celebrado un Acuerdo de DobleTributación (País DTA), a menos que se aplique una exención; o 30% en caso contrario, a menos que se aplique una exención.

Ingresos por regalías  

10% (o en algunos casos 5%) para residentes de un País DTA;

o 30% en caso contrario. 

Inversión en un fondo administrado australiano 

Ingresos por renta o ganancias de capital atribuibles a bienes inmuebles australianos:

15% para residentes de un DTA o país de intercambio de información;

o 30% de lo contrario.

Venta de interés en propiedades australianas 

Impuesto a la retención nomi final del 12,5% sobre el producto de la venta.  

11.2 Impuesto a la Renta

El impuesto a la renta se aplica a los ingresos ordinarios (sueldos y salarios, ganancias comerciales, alquileres, intereses, dividendos y regalías) y ciertos montos no relacionados con los ingresos (por ejemplo, ganancias de capital). El impuesto a la renta se determina según la Ley de Evaluación del Impuesto a la Renta de 1936 (Income Tax Assessment Act 1936 (Cth)) y la Ley de Evaluación del Impuesto a la Renta de 1997 (Income Tax Assessment Act 1997 (Cth)) (en conjunto, en este Capítulo 11, la Ley). El impuesto a la renta se aplica tanto a los ingresos como a las ganancias de capital de todos los individuos, empresas y otras entidades.

Dos elementos clave que dan lugar a una obligación de impuesto a la renta australiano son:

  • residencia del contribuyente; y
  • fuente de los ingresos obtenidos por el contribuyente.

Los residentes de Australia deben pagar impuestos sobre sus rentas obtenidas de todas las fuentes, ya sea dentro o fuera de Australia (sus ingresos mundiales). Los no residentes en Australia generalmente pagan impuestos solo sobre las rentas obtenidas de fuentes dentro de Australia, sujeto a la aplicación de cualquier tratado de doble tributación aplicable.

Residencia

Personas

Una persona física es residente de Australia para efectos tributarios si reside en Australia en el sentido corriente de esa palabra. Algunas de las cosas que se tienen en cuenta al determinar si una persona es residente son:

  • el período de tiempo que el individuo ha permanecido en Australia;
  • los lazos familiares y comerciales que tiene el individuo en Australia; y
  • el grado de permanencia de las circunstancias que rodean la estadía.

Una persona domiciliada en Australia se considera residente de Australia a menos que el lugar de residencia permanente de la persona se encuentre fuera de Australia.

Los expatriados se considerarán residentes si están presentes en Australia durante más de la mitad del año de renta (income year), a menos que:

  • tengan su lugar habitual de residencia fuera de Australia; y
  • no tengan la intención de establecer su residencia en Australia.

Existen reglas especiales para aliviar algunas de las consecuencias impositivas que de otro modo surgirían para los expatriados, que solo son residentes temporales de Australia.

Compañías

Una compañía es residente de Australia para efectos tributarios si:

  • está constituida en Australia; o
  • cuando no está constituida en Australia, opera en Australia y ya sea:  su administración y control central está en Australia; o su poder de voto está controlado por accionistas residentes australianos.

El lugar de la administración y el control central de una compañía generalmente será donde los directores de la compañía se reúnen para llevar a cabo los negocios de la compañía, aunque siempre debe tenerse en cuenta el lugar donde se encuentra el control real de las operaciones de la compañía.

La Oficina de Impuestos de Australia (ATO, por sus siglas en inglés, Australian Tax Office) ha publicado recientemente regulación y una guía de cumplimiento práctico que amplía su mirada sobre cuándo se puede considerar que una empresa realiza negocios en Australia con estos fines.

Fuente de la renta

La fuente de la renta depende de los hechos y circunstancias particulares y de los principios desarrollados por los tribunales.

Las reglas de fuente son modificadas por las disposiciones de retención de la Ley.

El funcionamiento de la Ley con respecto a la renta obtenida tanto por residentes como no residentes está sujeto a las disposiciones de cualquier tratado bilateral sobre doble tributación. Los tratados de doble tributación de Australia suelen contener normas de fuente que generalmente anulan las reglas de fuente general en la legislación nacional.

¿Cuándo se paga el impuesto?

La renta imponible se evalúa anualmente al final de cada año financiero: es decir, el año de renta que finaliza el 30 Junio. La fecha de vencimiento para el pago depende del tipo de entidad. Los contribuyentes pueden solicitar a la ATO permiso para adoptar un año de renta que finaliza en otra fecha. El permiso generalmente se otorga cuando el contribuyente es una subsidiaria o filial australiana de una empresa matriz en el extranjero que tiene un año contable que no finaliza el 30 de junio.

¿Quién debe pagar el impuesto?

Personas

Las personas residentes que reciben más de $18.200 dólares australianos en un año financiero deben presentar una declaración del impuesto sobre la renta con la ATO y pagar impuestos, a menos que estén exentos.

Los no residentes que reciben rentas desde Australia también deben presentar una declaración y pagar el impuesto sobre la renta. La única renta que se considera para este propósito es la recibida de fuentes dentro de Australia. Sin embargo, una declaración de impuestos no es obligatoria y el impuesto a la renta no es pagadero en la medida en que las rentas estén sujetas a un impuesto de retención final (final withholding tax), como un impuesto a la retención sobre dividendos o intereses (consulte la sección sobre No residentes a continuación).

Las personas residentes (y algunos administradores de fondos (trustees)) deben pagar el impuesto de Medicare como parte de su pago de impuesto a la renta. El impuesto de Medicare es actualmente del 2% de la renta imponible total para el año financiero. Además, un recargo de impuestos de Medicare de hasta el 1,5% es generalmente pagadero por personas con mayores ingresos que no tienen un seguro de salud privado adecuado.

El impuesto a la renta se impone a tasas progresivas, con tasas más altas que se aplican a niveles más altos de renta imponible. Las personas residentes son gravados a tasas más favorables que los no residentes. Se aplican tarifas especiales a personas menores de 18 años según la naturaleza de sus ingresos.

Tasas impositivas marginales para personas residentes para el año de renta 2018 - 19

TASA DE IMPUESTOS (%)

INIVEL DE INGRESOS (AUD)

0

0 – 18.200

15

18.201 – 37.000

30

37.001 – 87.000

37

87.001 – 180.000

45

180.001 and above

Tasas marginales de impuestos para personas no residentes para el año de renta 2018-19

TASA DE IMPUESTOS (%)

NIVEL DE INGRESOS (AUD)

32.5

0–87.000

37

87.001 – 180.000

45

180.001 and above

Compañías 

La renta imponible de la mayoría de las compañías se grava a una tasa fija del 30%. Las empresas con una facturación anual inferior a $50 millones de dólares australianos se gravan a una tasa fija del 27,5%. Estas tarifas se aplican tanto a las empresas residentes como a las no residentes. El acuerdo de doble tributación pertinente puede eliminar este impuesto para una empresa no residente sin establecimiento permanente o bien inmueble en Australia.

El momento del reconocimiento de las partidas de ingresos y gastos para efectos tributarios varía según las circunstancias particulares. Las reglas y los resultados de la contabilidad financiera tienen un uso limitado en el sistema tributario australiano, excepto en aquellas áreas (como el régimen para gravar los acuerdos financieros) donde se incorporan explícitamente.

Cada empresa debe designar a un oficial público (public officer) que es responsable de presentar la declaración de impuestos de la compañía. Los directores de la empresa son responsables de garantizar que se lleven registros contables apropiados y que se presenten las declaraciones. Se exige que los establecimientos permanentes en Australia mantengan registros contables separados si su facturación en Australia supera los $2 millones de dólares australianos.

Las empresas generalmente pagan cuotas trimestrales contra su eventual obligación tributaria. Esto se calcula aplicando la tasa de pagos en cuotas (dada por el Comisionado de Impuestos (Commissioner of Taxation) sobre la base del año anterior) a la facturación de la compañía para el trimestre. Las cuotas generalmente se pagan el día 21 después del final del trimestre. Ciertas pequeñas empresas pueden optar por pagar una sola cuota anual.

Imputación de dividendo

El sistema de imputación de dividendos les permite a los contribuyentes residentes australianos un crédito por el impuesto ya pagado por la compañía residente australiana sobre las ganancias con las cuales se distribuyen los dividendos. Si bien los dividendos a las personas residentes en Australia son imponibles, a los residentes generalmente se les permite un crédito por los impuestos pagados por las empresas que se vinculan al dividendo. Los dividendos a los cuales se vinculan créditos fiscales se denominan dividendos franqueados (franked dividends). Los dividendos pueden ser totalmente franqueados, en parte franqueados o no franqueados.

La parte franqueada de los dividendos no está sujeta al impuesto de retención sobre dividendos por dividendos pagados a no residentes.

Perdidas

Una compañía hace una pérdida tributaria de renta (income tax loss) si sus deducciones exceden la renta imponible. Sujeto a las reglas especiales de pérdida arrastrada hacia delante (carried forward), una pérdida tributaria puede arrastrarse hacia delante y reclamarse como una deducción contra los ingresos imponibles de años futuros, incluidas las ganancias de capital. Las pérdidas de capital también pueden arrastrase hacia delante, pero solo pueden utilizarse para compensar las ganancias de capital. No existe una disposición en el sistema tributario australiano para traer de vuelta (carry back) ningún tipo de pérdida.

Para utilizar una pérdida de ingresos o capital, una compañía con pérdidas debe demostrar que las acciones que tienen más del 50% de los derechos a voto, a derechos de distribución de dividendos y capital son beneficiosamente poseídos por las mismas personas durante el año de la pérdida y el año de la reclamación (y cualquier año intermedio). Las reglas de rastreo de privilegios (concessional tracing rules) están disponibles para las empresas cuyas acciones se encuentran ampliamente distribuidas (widely held companies) lo que hace que sea más fácil demostrar la exigida continuidad en la propiedad.

Si la compañía con pérdidas no puede cumplir con esta prueba, solo se le permitirá descontar sus pérdidas si puede cumplir con la prueba de “el mismo negocio” (same business test). La prueba de “el mismo negocio” exige que una empresa haya llevado a cabo, durante todo el año de reclamo, el mismo negocio que llevó a cabo inmediatamente antes del cambio respectivo en la propiedad o el control. En el pasado, la ATO ha adoptado un enfoque muy estricto para esta prueba, y "el mismo" se ha interpretado como "idéntico". Sin embargo, estas reglas se han modificado recientemente para complementar la actual prueba de “el mismo negocio” con una prueba potencialmente más flexible de “negocio similar” (similar business test).

Cuando se vende un interés significativo en una empresa con una pérdida por depreciación (unrealised loss), reglas especiales pueden evitar el reconocimiento múltiple de la pérdida, es decir, tanto por la compañía como por los accionistas que venden intereses en la compañía con pérdidas.

Consolidación de grupos de propiedad absoluta (wholly-owned groups)

Los grupos de propiedad absoluta de compañías residentes australianas (y en algunas circunstancias, fondos (trusts) y asociaciones) están autorizados a consolidar con el efecto de que son tratadas como una sola entidad para efectos tributarios. Como resultado de ser tratados como una entidad única, las transacciones intra-grupales (incluidas las transferencias de activos, los pagos de participaciones y dividendos) generalmente se ignoran. La empresa principal del grupo presenta una única declaración de impuesto a la renta en nombre del grupo. Las ganancias y pérdidas de todos los miembros del grupo se consolidan automáticamente, al igual que otros atributos tributarios, como las cuentas de franqueo (franking accounts).

Las subsidiarias residentes de una entidad matriz extranjera pueden ser elegibles para consolidarse, incluso si no tienen una única empresa principal residente en Australia. Esto se hace por medio de un grupo consolidado de entradas múltiples (MEC, por sus siglas en inglés, multiple entry consolidated). Un grupo MEC generalmente se trata de la misma manera que un grupo consolidado.

Asociaciones (partnerships)

Según el derecho tributario australiano, una asociación no está sujeta a impuestos, con la excepción de las asociaciones de responsabilidad limitada. Por el contrario, a los socios individuales se les aplica un impuesto sobre su parte del ingreso neto de la asociación, calculado después de restar las deducciones permitidas del ingreso imponible.

Si la asociación genera una pérdida en lugar de una ganancia, cada socio generalmente tiene derecho a una parte de la pérdida de la asociación.

Las asociaciones de responsabilidad limitada generalmente se gravan como compañías, aunque existen excepciones para el capital de riesgo y algunas asociaciones extranjeras controladas por Australia.

El concepto de asociación se extiende a cualquier relación en la que los contribuyentes reciben ingresos conjuntamente, incluso si las partes no son socios, tal como dicho concepto se entiende en la legislación comercial. Para superar este resultado, los contribuyentes a menudo forman joint ventures no constituidos (unincorporated joint ventures) los cuales carecen de los elementos esenciales de las asociaciones comunes y no involucran la recepción conjunta de ingresos.

A pesar de que una asociación no está en si misma gravada, se exige presentar una declaración de impuesto a la renta que detalle sus ingresos y gastos e indique su resultado neto de ingresos o pérdidas.

Joint Ventures no constituidos (unincorporated joint ventures)

Como se describió anteriormente, algunos contribuyentes pueden formar una relación que no cumple con los criterios para ser considerada una asociación. A diferencia de un socio en una asociación, un participante en un joint venture tiene derecho a dar cuenta de su participación en el joint venture (tanto en ingresos y gastos) ítem por ítem en su propia declaración de impuestos, y no simplemente como una parte de los ingresos netos de la asociación. Los joint ventures no constituidos no presentan una declaración de impuestos por separado. Se usan comúnmente en las industrias de la minería y la construcción.

Fondos (Trusts)

Según la ley comercial australiana, un fondo no es una entidad legal separada. Más bien, es una relación entre una persona (el administrador del fondo (trustee)) que posee la propiedad, o en cuyo nombre se registra la propiedad, y la persona (el beneficiario) en cuyo nombre se posee la propiedad.

Si la propiedad del fondo genera ingresos, o se vende por una ganancia de capital, el administrador del fondo mantendrá ese ingreso o ganancia, no para su propio beneficio, sino para el beneficio del beneficiario. Los fondos se utilizan ampliamente en Australia en la industria de fondos administrados y para empresas privadas (estrechamente controladas (closely held)).

En general, los ingresos y ganancias a los que tiene derecho un beneficiario se gravan en las manos del beneficiario y no se gravan por separado en las manos del administrador del fondo. Sin embargo, si hay ingresos o hay ganancias del fondo a las que ningún beneficiario tiene derecho, el administrador del fondo será responsable de pagar impuestos con respecto a los ingresos o ganancias en su capacidad representativa de administrador del fondo generalmente a una tasa del 47%. Esta obligación es separada de cualquier obligación tributaria que pueda tener el administrador del fondo en relación con sus propios ingresos o ganancias de capital.

El administrador de un fondo está sujeto a impuestos con respecto a cualquier ingreso del fondo al que un beneficiario no residente tenga derecho bajo el fondo.

Un régimen especial opera para los beneficiarios no residentes de fondos que califican como un Fondo de Inversión Administrada (Managed Investment Trust) (consulte la sección 11.6).

Se aplican reglas especiales a ciertos fondos de comercio público (public trading trusts), ya sea que se coticen públicamente o que se tengan ampliamente (widely held) de otro modo. En términos generales, los fondos de comercio público son gravados de manera similar a las compañías, y los beneficiarios son tratados como si fueran accionistas. Estas reglas desalientan el uso de fondos para la realización de operaciones comerciales activas, pero no impiden que otras inversiones colectivas sean gravadas de manera transparente.

Las pérdidas de un fondo quedan atrapadas en el fondo (es decir, las pérdidas no están disponibles para ser reclamadas directamente por los beneficiarios) y están sujetas a reglas especiales que generalmente niegan la pérdida si cambia el control o la propiedad del fondo.

Otros tipos de fondos y compañías

Existen reglas tributarias especiales para ciertos tipos de fondos (como los fondos de pensiones) y tipos especiales de compañías (como compañías de seguros de vida).

11.3 Impuesto a las ganancias de capital

La renta imponible de un contribuyente incluye las ganancias netas de capital que un contribuyente obtiene al enajenar activos que el contribuyente adquirió (o se cree que adquirió) en o después del 20 de septiembre de 1985. La Ley también incluye otros montos en la ganancia neta de capital cuando la ganancia no surge estrictamente como resultado de la enajenación de un activo. Por ejemplo, el otorgamiento de un convenio restrictivo (restrictive covenant) en virtud del cual una persona acepta no competir con otra persona puede dar lugar a una ganancia de capital si se otorga por una contraprestación monetaria o de otro tipo.

El impuesto a las ganancias de capital no se administra como un impuesto separado. En cambio, cualquier ganancia neta se incluye como renta imponible para fines del impuesto a las ganancias en el año de enajenación.

Si un activo se mantiene por más de 12 meses, solo el 50% de la ganancia neta de capital está sujeta a impuestos en el caso de personas y dos tercios de la ganancia neta de capital está sujeta a impuestos en el caso de fondos de jubilación. Este descuento no se aplica a las compañías.

Un contribuyente incurrirá en una pérdida de capital cuando el producto de la venta sea menor que el costo del activo (reducido en cualquier cantidad que se haya permitido como deducción). Las pérdidas de capital pueden utilizarse para reducir las ganancias de capital obtenidas por el contribuyente el mismo año de los ingresos. Si no hay o hay ganancias de capital insuficientes para absorber la pérdida de capital, la pérdida de capital remanente puede arrastrarse hacia adelante (carried forward) indefinidamente (sujeto a ciertas restricciones en el caso de las empresas) y compensarse con ganancias de capital en años futuros de ingresos. Una pérdida de capital no se puede usar para compensar otras rentas imponibles.

Existe un alivio (relief) contra la doble tributación donde la misma ganancia puede ser imponible tanto en virtud de las disposiciones de ganancia de capital como una renta.

Cualquier ganancia (o pérdida) generada en la venta del lugar de residencia principal de una persona contribuyente generalmente está exenta de CGT.

Los no residentes solo son responsables frente al CGT australiano cuando el activo esté clasificado por la Ley como "propiedad australiana imponible". La propiedad imponible australiana incluye:

  • propiedad inmueble australiana;
  • un interés indirecto en bienes inmuebles australianos poseídos a través de una participación del 10% o más en una entidad "rica en terrenos" (land rich) (es decir, cuando el valor de la propiedad inmueble  australiana constituye más de la mitad del valor de la entidad) ;
  • activos utilizados para realizar negocios a través de un establecimiento permanente en Australia; y
  • opciones o derechos para adquirir dichos activos o intereses.

En el Presupuesto Federal del 2017, el Gobierno anunció cambios en la prueba de intereses indirectos. Los cambios propuestos dejarán en claro que una inversión del 10%, independientemente de si está en manos de una sola entidad o un grupo de entidades “asociadas”, estará sujeta al CGT australiano. A pesar de que el Gobierno ha introducido la Reforma a las Leyes de Hacienda (Reduciendo Presión en Asequibilidad Medidas No. 2 Proyecto de Ley 2018 (Treasury Laws Amendment (Reducing Pressure on Housing Affordability Measures No. 2) Bill 2018 (Cth)) para efectuar dichos cambios, el proyecto de ley aún no ha sido promulgado.

Un impuesto a la retención no final del 12,5% se aplica a la venta de participaciones directas o indirectas en propiedades australianas.

11.4 Incentivos tributarios

Asignación de capital

El sistema uniforme de asignaciones de capital permite deducciones por la disminución en el valor de los activos en depreciación. En general, la tasa se basa en la vida efectiva del activo. Sin embargo, ciertos activos de larga duración, tales como aviones y ciertos activos de petróleo y gas, tienen vidas más cortas para efectos de depreciación tributaria.

Tanto el método de línea recta (straight-line) o de saldo decreciente (declining balance) (basado en el 200% de la tasa de línea recta) están disponibles.

Los activos intangibles están sujetos a una amortización de impuestos (tax write-off) más limitada que los activos tangibles.

Privilegios tributarios (tax concessions)

Los privilegios tributarios están disponibles para incentivar el desarrollo de ciertas industrias o sectores de la economía. Algunos ejemplos son:

  • Agricultura: se permiten deducciones inmediatas para los gastos de instalaciones de cercas y agua.
  • Minería: los privilegios están disponibles principalmente como deducciones de gastos de capital para los costos de exploración y prospección; también están disponibles en relación con algunos gastos de capital en operaciones mineras y los costos de rehabilitación de sitios mineros.
  • Investigación y desarrollo (I + D): el gasto en I + D se respalda con:
    • 43,5% de compensación tributaria reembolsable (refundable tax offset) para las entidades elegibles con una facturación agregada de menos de $20 millones de dólares australianos por año,
    • una compensación tributaria no reembolsable del 38,5% para todas las demás entidades elegibles.
  • Propiedad intelectual: hay privilegios disponibles para incentivar el desarrollo de patentes, derechos de autor y diseños australianos, y para la inversión en películas australianas.
  • Protección del medio ambiente: hay privilegios disponibles para ciertos tipos de gasto en protección ambiental.
  • Empresas de Innovación en Etapa Temprana: hay 2 tipos de incentivos:
    • tratamiento concesional para el otorgamiento de opciones a trabajadores y planes de participación para las nuevas empresas (star-ups) que califiquen; y
    • una compensación del 20% y exención o reducción del impuesto sobre las ganancias de capital para las inversiones en Empresas Innovación en Etapa Temprana calificadas.

11.5 Tratados Tributarios

Australia ha celebrado tratados tributarios con aproximadamente 45 países.

Los tratados tributarios de Australia anteriores al 2001 permiten más derechos tributarios sobre fuente de origen (source taxing rights) que el Modelo de Convenio Tributario sobre Renta y Patrimonio (Model Tax Convention on Income and Capital, Modelo OCDE) de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Sin embargo, los tratados recientes se han acercado más al Modelo de la OCDE, especialmente en cuanto a los dividendos y las ganancias de capital. La definición de establecimiento permanente (para equipo sustancial y actividades de procesamiento) y la imposición de regalías (ahora típicamente 5%) son todavía más extensas que el Modelo de la OCDE.

Los tratados recientes contienen artículos relacionados con:

  • intercambio más extenso de información entre países;
  • asistencia en la recaudación de impuestos; y
  • reglas de procedimiento relacionadas con la resolución de objeciones y disputas tributarias basadas en desarrollos recientes de la OCDE.

El gobierno tiene la intención de ratificar el tratado multilateral que se implementará de conformidad al régimen de erosión de la base imponible y traslado de beneficios (BEPS, por sus siglas en inglés, Base Erosion and Profit Shifting) que modificará la red de tratados de Australia cuando entre en vigencia (que se espera sea el 2019). Los tratados tributarios de Australia están expresamente sujetos a la regla general contra evasión de la legislación nacional.

Australia ha negociado acuerdos para el intercambio de información tributaria con más de 35 países, incluidas jurisdicciones de bajos impuestos (low-tax jurisdictions). También se ha promulgado legislación que da efecto a la Ley de Cumplimiento Tributario de Cuentas Extranjeras de los Estados Unidos (US Foreign Account Tax Compliance Act) y al Estándar Común de Informes (Common Reporting Standard).

Australia es signatario del Instrumento Multilateral que modifica la operación de los tratados bilaterales. Las fechas en que el Instrumento Multilateral ha modificado los tratados bilaterales de impuestos australianos pueden encontrarse aquí: https://treasury.gov.au/tax-treaties/income-tax-treaties

11.6 No residentes

Precios de transferencia

Australia tiene reglas de precios de transferencia que se aplican a las transacciones internacionales. Las reglas imponen requisitos de precios en condiciones de plena competencia (arm’s length) para las transacciones internacionales. La ATO impone enérgicamente sus reglas de precios de transferencia tanto a residentes como a no residentes y se ha visto fortalecida por su victoria en la fijación de precios de la deuda intra-grupo contra Chevron.

Las reglas de precios de transferencia se aplican cuando hay una transacción internacional y se aplican no solo a partes relacionadas sino también a partes no relacionadas que no están negociando en condiciones de plena competencia. Los precios pueden ajustarse a condiciones de plena competencia, cuando la contraprestación cobrada por las partes daría lugar a una reducción de los ingresos fiscales australianos.

Se pueden hacer ajustes compensatorios a otras partes involucradas en la transacción.

La práctica administrativa australiana generalmente sigue las Pautas de Precios de Transferencia (Transfer Pricing Guidelines) de la OCDE. La ATO ha publicado varias reglas públicas y guías de cumplimiento en relación con el funcionamiento de las reglas de precios de transferencia. La ATO requiere que los contribuyentes guarden documentación contemporánea para justificar las metodologías de fijación de precios.

Australia participa en Acuerdos de Fijación Anticipada de Precios (Advance Pricing Arrangements) mediante los cuales las metodologías y prácticas de precios de transferencia se acuerdan previamente con los contribuyentes y las administraciones tributarias extranjeras.

Impuestos de retención (withholding tax)

Intereses, dividendos y regalías pagadas a un no residente por un residente de Australia generalmente están sujetos a impuesto de retención. Sin embargo, los intereses y regalías incurridas por un residente al realizar un negocio en un establecimiento permanente fuera de Australia no están sujetos a impuesto de retención. Además, los intereses o regalías que son incurridos por un no residente al realizar negocios en Australia a través de un establecimiento permanente y que se pagan a otro no residente generalmente están sujetos a impuesto de retención.

El impuesto de retención se aplica al beneficiario no residente de los intereses, dividendos o regalías, pero el pagador la recauda (retiene) en el momento del pago al no residente. El pagador debe enviar el impuesto a la ATO.

El impuesto de retención es un impuesto final recaudado en términos brutos (es decir, sin deducción por los gastos en el extranjero incurridos para obtener los ingresos).

Pagos de intereses

Los pagos de intereses (o pagos por concepto de intereses) a los no residentes generalmente están sujetos a un impuesto de retención del 10%, aunque esto puede variar por medio de cualquier tratado tributario aplicable. Los tratados tributarios de Australia con los Estados Unidos y el Reino Unido y otros países desde el 2001 pueden eliminar todo el impuesto de retención australiano sobre los intereses de préstamos de instituciones financieras extranjeras no relacionadas.

La responsabilidad del impuesto de retención depende del tipo de garantía involucrada y la naturaleza del monto pagado, ya que el término interés está definido ampliamente. Exenciones pueden estar disponibles en virtud de la legislación nacional con respecto a los intereses pagados sobre obligaciones (debentures) emitidas por oferta pública por empresas residentes australianas o fondos (trusts) o establecimientos permanentes de empresas no residentes o fondos en Australia. Los fondos de pensiones extranjeros generalmente están exentos del impuesto de retención de dividendos e intereses.

Dividendos

La tasa del impuesto de retención sobre los dividendos depende de la naturaleza del dividendo y de si se paga a un residente de un país que ha celebrado un tratado tributario con Australia o no. En general, en la medida en que un dividendo es franqueado (franked), no se debe pagar impuesto de retención. Cuando el dividendo no esté franqueado (unfranked), se aplicará una impuesto de retención del 30%, a menos que el no residente sea de un país con el que Australia tenga un tratado tributario. En tales casos, el impuesto de retención (generalmente) se limita al 15%, pero depende de las disposiciones específicas del tratado tributario. Los tratados tributarios de Australia con Estados Unidos y el Reino Unido y algunos otros tratados firmados desde el 2001 eliminan todo el impuesto de retención australiano sobre dividendos pagados a ciertos accionistas corporativos (generalmente sociedades cotizadas y sus subsidiarias) que poseen más del 80% de las acciones de la compañía australiana por al menos 12 meses.

Los dividendos pagados por una empresa australiana de “ingreso de fuente extranjera” (foreign conduit income) no están sujetos al impuesto de retención sobre dividendos, incluso si no se hubiesen franqueado.

Regalías

Los pagos de regalías a no residentes están sujetos a un impuesto de retención del 30% a menos que se aplique una exención. El pagador de la regalía debe deducir el impuesto en la fuente. Según los tratados tributarios de Australia, el impuesto de retención sobre regalías generalmente se limita al 10% de la regalía bruta, reducido a 5% para los tratados celebrados desde el 2001. Los pagos por recursos naturales y las regalías sobre equipos están excluidos del impuesto de retención en virtud de tratados más recientes. Sin embargo, los pagos de arrendamiento a no residentes bajo acuerdos a través de la frontera (cross border) de arrendamiento con opción de compra (hire-purchase arrangements) continúan sujetos a impuesto de retención.

Fondos de Inversión Administrada (Managed Investment Trust)

Cuando un no residente obtiene ingresos por intereses, dividendos o regalías mediante la inversión a través de un Fondo de Inversión Administrada (MIT, por sus siglas en inglés, managed investment trust) o un MIT de atribución (AMIT, por sus siglas en inglés, attribution MIT), se aplican las mismas tasas descritas anteriormente.

Otros tipos de ingresos (particularmente los ingresos por arrendamiento) obtenidos a través de un MIT o AMIT australiano pueden calificar para un impuesto de retención reducido final del 15%,(o 10% para ciertos edificios con calificación '5 estrellas verdes'), siempre que el inversionista sea residente de un país con el que Australia haya negociado un tratado tributario bilateral o un acuerdo de solo intercambio de información (exchange-of-information-only agreement). Para los destinatarios que son residentes de otros países, la tasa de final del impuesto de retención es del 30%.

Participaciones sobre propiedad australiana

Un impuesto de retención no final del 12,5% se aplica al producto de las ventas de no residentes de participaciones directas e indirectas en propiedades australianas (consulte la sección 11.3 más arriba).

Límites a la deuda que pueden utilizarse para financiar operaciones australianas

Existe un límite en el monto de los costos de financiamiento (como los intereses) que se permiten como deducciones atribuibles a las operaciones australianas de inversionistas australianos y extranjeros. Las personas y todos los tipos de entidades están cubiertos por estas reglas.

Las reglas limitan las deducciones de intereses (para inversionistas internos y externos) sobre la cantidad de deuda utilizada para financiar operaciones australianas. En general, a las entidades se les permite una relación deuda-capital de “puerto seguro” (safe harbour) para todos los intereses, no solo los intereses de las partes relacionadas, de 1,5: 1; o coeficiente de endeudamiento (gearing) en Australia de hasta el 100% del coeficiente de endeudamiento global del grupo en su totalidad. Se aplican reglas especiales para vehículos de securitización e instituciones financieras.

Existe una limitada excepción si el contribuyente puede demostrar que la cantidad excesiva de deuda satisface el principio de plena competencia. Las exenciones también están disponibles para los contribuyentes con deducciones de intereses de menos de $2 millones de dólares australianos e inversionistas externos cuyos activos australianos constituyen el 90% o más de sus activos totales.

Erosión de la base imponible y traslado de beneficios (Base Erosion and Profit Shifting)

Australia ha implementado una serie de medidas dirigidas a reducir la erosión de la base imponible y traslado de beneficios (BEPS, por sus siglas en inglés, Base Erosion and Profit Shifting). Se ha promulgado la “Ley Multinacional contra la evasión” (MAAL, por sus siglas en inglés, Multinational Anti-Avoidance Law) y amplía la ley general contra evasión de Australia a los esquemas para evitar establecimientos permanentes australianos. La MAAL se aplica a los miembros de grupos con ingresos mundiales de más $1 billón de dólares australianos (“Entidades Globales Significativas” (Significant Global Entities)). Las Entidades Globales Significativas también deben cumplir con los requisitos de informes “País por País”.

Las nuevas medidas para aumentar la transparencia tributaria incluyen:

  • divulgación pública voluntaria de información sobre ingresos e impuestos para los contribuyentes con una facturación anual de más de $100 millones de dólares australianos; y
  • el “Intercambio Automático de Información de Cuenta Financiera en Materias Tributarias (Estándar Común de Informes)” (Automatic Exchange of Financial Account Information in Tax Matters (Common Reporting Standard)), que está destinado a facilitar el intercambio de información de cuentas financieras entre 90 jurisdicciones.

En noviembre de 2017 se publicó para su consulta un proyecto de ley sobre desajustes híbridos (hybrid mismatches).

Impuesto a las ganancias desviadas (Diverted profits tax)

Australia ha introducido un “Impuesto a las ganancias desviadas” (o DPT, por sus siglas en inglés, diverted profits tax), que es similar a la segunda parte del impuesto sobre ganancias desviadas del Reino Unido. Las cantidades sujetas a DPT serán gravadas con una tasa del 40%.

En general, el DPT se aplicará si:

  • una Entidad Global Significativa con un volumen de negocios australiano de más de $25 millones de dólares australianos;
  • la entidad australiana ha celebrado un acuerdo con una entidad extranjera relacionada con el objetivo principal de obtener un beneficio tributario australiano (o un beneficio tributario australiano y extranjero);
  • este acuerdo da como resultado un desajuste tributario efectivo (effective tax mismatch) (es decir, el aumento en la obligación tributaria de la entidad extranjera es menor al 80% de la reducción en la obligación tributaria de la entidad australiana); y
  • es razonable concluir que este acuerdo fue diseñado para asegurar una obligación tributaria reducida.

11.7 Impuesto a los beneficios complementarios (fringe benefits tax)

 

Cuando un empleador proporciona ciertos beneficios a los trabajadores que no sean las remuneraciones o los salarios, las opciones sobre acciones o los beneficios de pensión, esos beneficios pueden estar sujetos al impuesto de beneficios complementarios (FBT, por sus siglas en inglés, fringe benefits tax).

Los beneficios comunes para los trabajadores incluyen la provisión de vehículos motorizados para uso privado, préstamos a bajo interés, alojamiento subsidiado, entretenimiento, bienes con descuento y el pago de gastos privados.

El año FBT se extiende desde el 1 de abril hasta el 31 de marzo del año siguiente, y el empleador debe presentar una declaración FBT anualmente (siendo el empleador el responsable del impuesto). La tasa del impuesto FBT es del 47%.

11.8 Esquema de garantía de jubilación (superannuation guarantee scheme)

El esquema de garantía de jubilación exige que todos los empleadores residentes y no residentes contribuyan con un monto mínimo regular a un plan de pensión aprobado para los empleados que trabajan en Australia, sujeto a limitadas excepciones. El objetivo del esquema es incentivar a los trabajadores a ser autosuficientes al llegar a la edad de jubilación. El esquema es administrado por la ATO sobre una base de autoevaluación. Las contribuciones de los empleadores a un fondo de jubilación generalmente son deducibles de impuestos.

El nivel mínimo de apoyo de jubilación es 9,5% anual de las ganancias regulares de un trabajador (aumentando un 0,5% desde el año de renta 2021-22 hasta que alcance el 12% en el año de renta 2025-26). También hay un tope a la contribución que es obligatoria, aunque los empleadores pueden contribuir más de esta cantidad. Las contribuciones obligatorias deben pagarse trimestralmente.

Los empleadores que no proporcionan el nivel mínimo de jubilación están sujetos a un cargo de jubilación. Este cargo no deducible comprende el déficit, un componente de interés y un cargo de administración.

11.9 Impuesto a los bienes y servicios

Australia tiene un impuesto al valor agregado del 10%, conocido como el impuesto a los bienes y servicios (GST, por sus siglas en inglés, Goods and Services Tax). Es un impuesto al consumo indirecto y de base amplia (broad-based). Se aplica al suministro de bienes, servicios y otras cosas, como propiedades y derechos. Sin embargo, el suministro de ciertos bienes y servicios está libre de GST (por ejemplo, exportaciones) o impuestos a los insumos (por ejemplo, servicios financieros).

Los servicios extraterritoriales o intangibles proporcionados a los consumidores australianos están sujetos a GST, comúnmente conocido como el “impuesto Netflix'”. La moneda digital (como bitcoin) no está sujeta a GST.

El GST también se aplicará a los bienes de "bajo valor" importados en Australia a partir del 1 de julio de 2018.

Al igual que con el impuesto a la renta, las entidades asociadas pueden elegir formar un grupo GST. En general, las transacciones dentro del grupo se ignoran para propósitos de GST y el miembro representante es responsable de las obligaciones de información del grupo.

11.10 Derechos de aduana e impuestos especiales

Derechos de aduana

Se aplican derechos de aduana a la mayoría de los productos importados en Australia para el consumo interno. La clasificación de los productos para efectos del derecho de aduana es una cuestión difícil, por lo que debiese solicitarse asesoramiento experto. Se pueden obtener tasas más favorables cuando el artículo que se está importando no se fabrica localmente, pero las condiciones para esto son estrictas.

Impuesto al consumo y regalías

Un impuesto al consumo (excise tax) se aplica a la producción e importación de licor y tabaco y de ciertas formas de petróleo. Regalías mineras también son pagaderas a los gobiernos estatales por la minería en tierra (ya que la propiedad de la mayoría de los minerales está reservada al estado).

11.11 Impuesto de timbre y estampillas (stamp duty) estatal y territorial

El impuesto de timbre y estampillas puede ser una consideración crucial en la planificación comercial y el cálculo de costos porque se aplica a una amplia variedad de transacciones, y a menudo se calcula por referencia a la contraprestación de compra (purchase consideration) (incluido GST) o el valor de la propiedad involucrada. Recomendamos que se obtenga asesoramiento experto al principio del proceso de toma de decisiones.

El impuesto de timbre y estampillas es un impuesto aplicado por cada uno de los 8 gobiernos estatales y territoriales. Es pagadero en ciertas transacciones que tienen una “conexión” relevante con un Estado o Territorio, según lo determina la ley individual de ese Estado o Territorio. Si una transacción es imponible, el contribuyente estará obligado a pagar el impuesto de timbre y estampillas y presentar una presentación ante la autoridad gubernamental pertinente, independientemente de dónde resida el contribuyente. Es posible que el impuesto de timbre y estampillas sea pagadero en una transacción particular en más de un Estado o Territorio.

Las transacciones que pueden estar sujetas a impuesto de timbre y estampillas incluyen:

  • adquisiciones directas de activos tales como terrenos y edificios, planta y equipo, arrendamientos, derecho de llave (goodwill), propiedad intelectual, contratos con clientes, vehículos motorizados registrados;
  • adquisiciones indirectas de activos mediante la adquisición de ciertas participaciones en fondos, compañías y asociaciones que poseen esos activos; y
  • pólizas de seguro.

El impuesto de timbre y estampillas generalmente se calcula sobre el valor (o la contraprestación de compra si es más alto) de la transacción en cuestión. La tasa aplicable dependerá del valor de la transacción, y variará en cada Estado y Territorio. Al 1 de julio de 2017, las tasas para una transferencia o adquisición imponible (con un valor de transacción de al menos $1 millón de dólares australianos) oscilan entre el 1,83% y el 5,95%. Tasas de impuestos más altas se aplican a las adquisiciones de propiedad residencial en ciertas circunstancias.

También hay un impuesto adicional (un recargo) pagadero en Nueva Gales del Sur (8%), Victoria (7%) y Queensland (3%) por personas extranjeras que adquieren tierras residenciales, o ciertos intereses indirectos en terrenos residenciales, ubicados en cualquiera de esos estados. En cada uno de esos estados, el recargo no se impone al desarrollo de la propiedad que cumpla con ciertos criterios y en varias clases de activos alternativos (como, potencialmente, aldeas de jubilación, hoteles y alojamiento para estudiantes). El gobierno de Australia del Sur ha introducido un recargo del 4% al comprador extranjero que se aplicará a partir del 1 de enero de 2018 a la propiedad residencial de Australia del Sur. A la fecha de esta publicación, se entiende que el gobierno de Australia Occidental está considerando la introducción de un recargo al comprador extranjero para propiedades residenciales, pero no se ha anunciado ninguna decisión.

11.12 Impuesto a la nómina (Payroll tax)

El impuesto a la nómina es impuesto por los estados y territorios a los empleadores a tasas de hasta 6,85% dependiendo de la jurisdicción. Se aplicará en la medida en que los salarios, incluidos los beneficios complementarios, que componen la nómina excedan los umbrales de $600.000 a $1,1 millones de dólares australianos, dependiendo de la jurisdicción. 

11.13 Impuesto territorial

Los estados y el Territorio de la Capital Australiana (pero no el Territorio del Norte) imponen un impuesto territorial sobre el valor capital no mejorado (unimproved capital value) de la tierra. Ciertas concesiones se hacen para el lugar de residencia principal del contribuyente. Este impuesto no toma en cuenta el valor de los edificios y otras mejoras en la tierra.

Victoria y Nueva Gales del Sur también han introducido un recargo de hasta un 1,5% por año para propietarios extranjeros de propiedades residenciales.

El Gobierno australiano ha anunciado una propuesta para introducir un "impuesto de vacancia" (vacancy tax) sobre la propiedad en manos de extranjeros, que se aplicará cuando la propiedad no esté ocupada o disponible para el arrendamiento durante 6 meses en un año.

11.14 Impuestos sobre la renta de recursos (resource rent taxes) y regalías

Un impuesto sobre la renta de recursos petroleros se aplica a cierta producción de petróleo en alta mar de un 40% sobre el flujo neto de efectivo en una base de proyecto por proyecto. También se aplica a proyectos de petróleo y gas en tierra.

Los gobiernos estatales aplican diversas regalías sobre recursos naturales.

11.15 Impuestos por muerte, riqueza y regalos

No hay impuesto por muerte en Australia. Tampoco hay impuesto por regalos, aunque el regalar una propiedad puede, en determinadas circunstancias, ser gravable con impuesto de timbre y estampillas o gatillar CGT. 

11.16 Impuesto a la propiedad

Las municipalidades recaudan un impuesto local a la propiedad (llamado tasas (rates)).

Este capítulo está actualizado al 1 de marzo de 2019.

Last updated: 01/03/2019

Key contacts

Jinny Chaimungkalanont
Partner
+61 2 9322 4403
Sydney
Toby Eggleston
Director, Greenwoods & Herbert Smith Freehills
+61 3 9288 1454
Melbourne
Manuel Makas
Managing Director, Greenwoods & Herbert Smith Freehills
+61 2 9225 5957
Sydney