Chapter 17

Regulación Medioambiental y Planificación Territorial

El Gobierno Australiano y los gobiernos de cada estado y territorio australiano han promulgado detalladas leyes que regulan:

  • el uso de la tierra;
  • el desarrollo de la tierra y la construcción de mejoras en la tierra; y
  • la emisión de contaminantes a o desde la tierra.

Como resultado, la mayoría de las adquisiciones corporativas y casi todas las transacciones inmobiliarias en Australia comprenderán temas de planificación, uso de la tierra y control de la contaminación.

Este capítulo contiene un breve resumen de la principal legislación federal medioambiental y una discusión de los tipos de legislación que han sido promulgadas por cada estado y territorio en Australia.

Si tiene la intención de adquirir bienes inmuebles, desarrollar terrenos o adquirir o establecer un negocio en Australia, debiese obtener asesoramiento legal en relación con la legislación específica sobre planificación, uso del suelo y contaminación que regulará su transacción o proyecto propuesto.

17.1 Legislación federal

La principal ley federal que rige la planificación y los asuntos medioambientales es la Ley de Protección del Medio Ambiente y Conservación de la Biodiversidad de 1999 (Environment Protection and Biodiversity Conservation Act, EPBC Act en español el Acto EPBC). El Acto EPBC prohíbe llevar a cabo “acciones” que tendrán un impacto significativo en:

  • el medio ambiente de la tierra o los mares propiedad del gobierno federal; o
  • ciertos asuntos específicos de importancia medioambiental nacional (como elementos del patrimonio nacional, especies y comunidades listadas como amenazadas, y acciones nucleares),

A menos que se haya obtenido la aprobación del Ministro del Medio Ambiente o aplique una de las otras excepciones contenidas en el Acto EPBC. Cualquier requisito para obtener la aprobación en virtud de del Acto EPBC es independiente y adicional a cualquier requisito para obtener la aprobación en virtud de la legislación estatal o territorial, aunque a veces la misma documentación puede ser utilizada para ambas solicitudes.

17.2 Legislación estatal y territorial

Cada estado y territorio australiano ha promulgado una legislación medioambiental y de planificación del uso de la tierra. Aunque la legislación que se ha promulgado difiere (a veces ampliamente) entre las diferentes jurisdicciones, es posible identificar algunos temas comunes en relación con:

  • el control de la contaminación en la planificación del uso de la tierra;
  • la contaminación de la tierra; y
  • las emisiones de gases de efecto invernadero y energía renovable.

A continuación se presenta una breve descripción de cada uno de estos asuntos.

Planificación del uso de la tierra

En general, la legislación de la planificación del uso de la tierra en cada jurisdicción utiliza instrumentos de planificación ambiental para controlar el uso y el desarrollo de la tierra. Los instrumentos de planificación ambiental clasifican la tierra en diferentes zonas y especifican los tipos de desarrollo, los cuales pueden ser:

  • permitidos sin ningún requisito para obtener aprobación;
  • prohibidos; o
  • permitidos solo después de que ha obtenido la respectiva aprobación.

En general, se requiere aprobación para cambiar el uso de la tierra o de un edificio (por ejemplo, de una casa a una oficina comercial) o para erigir cualquier estructura significativa, como un edificio, en tierra. No obtener la aprobación cuando es exigido es un crimen y también puede autorizar a una autoridad para emitir una orden requiriendo que se deje de usar la tierra para un propósito no aprobado o demoler cualquier estructura construida sin aprobación.

Si se exige aprobación para cambiar el uso de la tierra o erigir una estructura, entonces:

  • se puede exigir que se lleve a cabo una evaluación de impacto ambiental (que involucra hacer una evaluación de los impactos ambientales potenciales de llevar a cabo un proyecto o desarrollo en particular); y
  • ciertos miembros del público pueden tener que ser notificados y puede que se les deba otorgar el derecho de hacer presentaciones antes de que se otorgue cualquiera aprobación.

Dado que las aprobaciones de uso de suelo suelen ser otorgadas por los consejos municipales locales o, en el caso de algunos tipos de desarrollo de alto impacto, por el gobierno del estado o territorio, el proceso de aprobación puede verse influido por consideraciones políticas. Teniendo esto en cuenta, y los múltiples niveles de instrumentos de planificación ambiental que usualmente aplican, usted debiese obtener asesoramiento específico sobre las aprobaciones de planificación del uso de la tierra que serán necesarios de poder llevar a cabo su proyecto.

Control de la contaminación

Cada estado y territorio ha promulgado leyes cuyo objetivo es controlar la contaminación y regular los residuos.

La mayoría de las jurisdicciones:

  • exigen que se obtengan permisos antes de que se lleven a cabo actividades que puedan ser consideradas como posibles causas de contaminación (como la minería o ciertos tipos de industria), y
  • tipifican como delito la contaminación de la tierra, del aire, del agua o la emisión de contaminación acústica a menos que se esté autorizado por un permiso.

Las autoridades de cada estado y territorio pueden tomar una serie de medidas para hacer cumplir la legislación de control de la contaminación. Las medidas de cumplimiento disponibles para las autoridades van desde la emisión de órdenes y sanciones civiles hasta procesos penales que pueden dar lugar a fuertes multas o incluso a prisión.

Como las leyes que regulan la contaminación varían entre jurisdicciones y tienen fuertes sanciones en caso de incumplimiento, es necesario obtener asesoramiento específico sobre los permisos exigidos y los requisitos legislativos que deben cumplirse antes de llevar a cabo cualquier proyecto que pueda dar lugar a contaminación.

Contaminación de la tierra

Todos los estados y territorios en Australia tienen legislación que regula la contaminación de la tierra. Generalmente, se considera que la tierra está siendo contaminada si contiene una sustancia con una concentración superior a la contenida de forma natural (por ejemplo, el plomo) y a un nivel que representa un riesgo para la salud humana o cualquier aspecto del medio ambiente. En general, la responsabilidad por contaminación se dirige primero a la persona que causó la contaminación, pero si esta persona o entidad no puede ser localizada o no puede pagar por la limpieza de la contaminación, el propietario de la tierra (o incluso el gobierno local pertinente) puede ser responsable.

La adquisición, enajenación y remediación de tierras que están o puedan estar contaminadas implica aspectos particulares de gestión de riesgos y asesoramiento jurídico específico debiese obtenerse para gestionar los riesgos.

Efecto invernadero y energía renovable

Leyes relacionadas con el cambio climático ya existen y continúan evolucionando en Australia.

A mediados del 2012, entró en vigencia la Ley de Energía Limpia de 2011 (Clean Energy Act 2011 (Cth)) y un conjunto de 18 leyes relacionadas para crear un exhaustivo Mecanismo de Fijación de Precios del Carbono (Carbon Pricing Mechanism). Estas leyes fueron derogadas a mediados de 2014 y fueron reemplazadas por el Plan de Acción Directa (Direct Action Plan), que se analiza con más detalle en el Capítulo 18 de esta publicación, "Energía Convencional y Energías Renovables".

Otro programa existente es la Iniciativa de Producción de Carbono (CFI, por sus siglas en inglés, Carbon Farming Initiative), introducida en el marco de la Ley de Créditos de Carbono (Iniciativa de Producción de Carbono) de 2011 (Carbon Credits (Carbon Farming Initiative) Act 2011 (Cth)). La CFI reemplaza varias medidas de políticas preexistentes que se habían implementado a nivel estatal y federal para incentivar la reducción voluntaria de gases de efecto invernadero y las inversiones en tecnologías de energía renovable. La CFI permite a las partes generar “créditos” negociables respaldados por el gobierno a partir de acciones en tierra (land-based) en Australia que reducen o almacenan la contaminación por carbono. Estos créditos pueden venderse a nivel nacional (a las partes que desean compensar voluntariamente sus emisiones de carbono) o internacionalmente (con fines de compensación voluntaria o con fines de cumplimiento, bajo esquemas vinculantes como el esquema de comercio de emisiones de la UE). La CFI se encuentra actualmente incorporada al esquema del Fondo de Reducción de Emisiones (Emission Reduction Fund) el cual forma parte del Plan de Acción Directa.

El principal programa de presentación de informes es el Sistema Nacional de Informes de Efecto Invernadero y Energía (NGERS, por sus siglas en inglés, National Greenhouse and Energy Reporting Scheme), implementado en virtud de la Ley Nacional de Informes de Efecto Invernadero y Energía de 2007 (Greenhouse and Energy Reporting Act 2007 (Cth)). El NGERS obliga a una amplia gama de sociedades a presentar informes anuales sobre las emisiones de gases de efecto invernadero de sus operaciones y su producción y consumo de energía. El NGERS se analiza con más detalle en el Capítulo 18 de esta publicación, "Energía Convencional y Energías Renovables".

El Gobierno australiano también ha implementado el Objetivo de Energía Renovable (RET, por sus siglas en inglés, Renewable Energy Target) que exige que los proveedores de electricidad en Australia suministren una cierta cantidad de electricidad a partir de fuentes renovables. El RET se discute en mayor detalle en el Capítulo 18 de esta publicación, "Energía Convencional y Energías Renovables".

Este capítulo está actualizado al 1 de marzo de 2019.

 

Last updated: 01/03/2019

Key contacts

Peter Briggs
Partner
+61 2 9225 5155
Sydney
Heidi Asten
Partner
+61 3 9288 1710
Melbourne